¿Son posibles los Imperios Galácticos?

¡Saludos! ¿Qué hay de nuevo?

Esta tarde he leído por la red un artículo que me ha llamado bastante la atención. Aquí (inglés).

En esencia, David Berri, profesor de Economía de la Southern Utah University, tomando varias premisas del libro “Por qué fracasan los países” (que lo tengo en mi lista de pendientes) pone en cuestión que los futuros planteados en grandes clásicos de Ciencia Ficción como “Dune” o la Saga de la Fundación fuesen posibles en absoluto.

Dune_worm

¿Qué tienen en común estas dos sagas? Seguro que todos lo sabéis. En ambas la humanidad está bajo el control de un gran Imperio Galáctico que abarca miles de mundos habitados. Cada uno con sus peculiaridades pero en esencia muy parecidos.

Berri parte de la premisa de que el progreso humano depende fuertemente de las instituciones y de la forma en la que se organizan las sociedades.

Para que el progreso y la expansión sean posibles, y para que una sociedad pueda generar el conocimiento y la técnica necesarios para acometer una expansión interplanetaria, dichas instituciones deben incentivar el progreso tecnológico y científico, que se logra en gran medida al generar en los ciudadanos un sentimiento de optimismo y permitiendo que dichos ciudadanos puedan desarrollarse plenamente como individuos. A estas instituciones las denomina “inclusive” institutions.

¿Qué es lo que pasa con los “Imperios”?

Pues es sencillo, las instituciones que conforman los Imperios históricamente han sido siempre “extractivas”. Una pequeña élite dominante extrae recursos y energía del resto, y de forma deliberada procura que la sociedad no salga de ese equilibrio que tanto les favorece. (Como recoge muy bien Dune)

En una sociedad así se desincentiva activamente el progreso y los avances tecnológicos, y según Berri, en estas condiciones, es muy poco probable que se puedan desarrollar los medios necesarios para propagarse por el espacio. Y sugiere que, por este motivo, muchas famosas novelas de ciencia ficción están mal planteadas.

Lo que Berri no tiene en cuenta es que esa situación ya está reflejada en muchas de esas novelas y universos que menciona. En La Fundación, por ejemplo, el Imperio de Trantor es muy posterior a la expansión de la humanidad, y se lo relaciona constantemente con la decadencia y con el fin de los avances científicos… Cuando la población prefiere volcarse en estudiar lo que fue y en rememorar pasados días de esplendor antes que abrir nuevos caminos y centrarse en descubrir e inventar lo que todavía no ha sido

Hari

También (y aunque no lo menciona en su artículo) tenemos un ejemplo muy bueno en el trasfondo de Warhammer 40000. La expansión de la humanidad por las estrellas es anterior al Imperio de la Humanidad, que es sin ir más lejos un claro ejemplo de decadencia y de instituciones fuertemente extractivas, enfocadas por completo en mantener el Statu Quo… Donde la tecnología es ritualizada y donde las más mínimas desviaciones son severamente castigadas.

heretics_everywhere

 

Y como contrapartida, y ejemplo de “sociedad inclusiva” tenemos a los Tau, que cumplen bien los requisitos que sugiere Berri como necesarios para poder generar una expansión de su raza a través de las estrellas…A pesar que desde hace varios años sean oficialmente el “Imperio Tau” 🙂

tau

 

Comentarios

  1. Responder

  2. Por Leto

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.cookies

CERRAR